Del 3 al 13/11 La Librería Mediática y TVLecturas están en la FILVEN 2016 en el Centro Documental del Teatro Teresa Carreño en Caracas

https://lalibreriamediatica.wordpress.com/2016/10/31/de-nuevo-filven-caracas-y-estamos-alli/

FILVEN https://goo.gl/qAfuCX

Nuestra Grilla en .pdf programacion-de-hoy

Grilla general de la Feria

📎GRILLA FILVEN http://albaciudad.org/2016/11/programacion-filven-2016-caracas/

Inaugurada la Filven 2016 en el Teresa Carreño (+Fotos y video)

Nuestra

Nos envía el geólogo merideño José Contreras @tarentatuy este buen vídeo para aportar a la cultura antisismica…

Nos dice: 

Esta noche un corto me traje como saben en Mérida ha estado temblando mucho y es crucial fomentar la cultura sísmica, especialmente en niñas y niños
Se nos ocurrió hacer una »película« para hacerla tuvimos varias conversaciones sobre terremotos, causas, qué hacer. Quiero agradecer al kamärad Juan por su valioso aporte en la postproducción y edición ya lo vi todo:

¡Oso de Oro en Berlin!

Sin más preámbulo, lanzamiento mundial vía YouTube de

#LaFallaDeBokonó 

Nos cuentan por acá, la actriz y los actores están emocionadxs

Desde sus inicios, el ahora Ministro de Cultura Freddy Ñañez, ha apoyado nuestro proyecto TVLecturas… Conoce aquí su trayectoria 

Hoy sábado 20/8 el Ministro del Poder Popular para la Cultura Freddy Ñañez @luchaalmada poeta, músico, titiritero, hoy a cargo de @minculturave nos cuenta su trayectoria en La Librería Mediática por Venezolana de Televisión.
🔵20/8 Freddy Ñañez https://youtu.be/1IoUPJ8TbyE
Aquí puedes ver los programas desde cualquier parte vía YouTube en vivo http://youtu.be/fLfQ-QaU7MQ
Y también puedes verlos por VTV en señal abierta, Canal 8, por cable en distintas señales y por su web en http://www.vtv.gob.ve

Pedro Luis Pinto, Artista Plástico, Músico y Poeta venezolano, comparte con TVLecturas sus micros literarios “El poetariado”

Nos escribe y se contacta con TVLecturas gracias al TVLector Arturo Sosa Leal y nos dice:

“Estoy realizando un micro programa el cual tiene como nombre EL POETARIADO, 5 minutos con las voces que nos recuerdan que no todo está perdido.”


Pedro Luis Pinto también invita a escuchar su programa en Alba Ciudad 96.3FM los domingos de 8 a 9 pm : “LA HORA DEL BLUES”. 

La música y Juan Calzadilla tienen mucho que ver…

Nos envía el material Gipsy Gastello de BRUJULALIBRERA (Puedes enlazar a los proyectos de Gipsy acá en http://www.tvlecturas.com http://www.tvlecturas.com/br-jula-librera-de-gipsy-gastello.html )

Reseña de Juan Calzadilla sobre Música y Poesía, junto al poeta y compositor Luis Ernesto Gómez.

Festival Internacional de Poesía de Génova 2016.

Obra “Asuntos del Trópico”, para soprano, flauta y guitarra.

Música: Luis Ernesto Gómez

Poesía: Juan Calzadilla.

Estreno: XXII Festival Internacional de Poesía de Génova, 16 de Junio de 2016. 

Soprano: Vera Marenco.

Flauta: Gianluca Nicolini.

Guitarra: Fabrizio Giudice.
Video: https://www.youtube.com/watch?v=J83MAgCn8bY

Escrito de Juan Calzadilla:

MÚSICA Y POESÍA INTEGRADAS

NO SON DISCORDANTES

 

Juan Calzadilla

Una de las cosas memorables que puede sucederle a un poeta llegado a la última etapa de su vida es que lo inviten a leer sus textos en una antigua ciudad italiana y, para colmo de su felicidad, en un recinto arquitectónico medieval. Ledo Ivo, último maestro de la poesía brasileira, lo logró y fue invitado a leer su obra en la en la mitológica Florencia, poco antes de morir en 2015. Al suscrito se le presentó una ocasión parecida y en junio de 2016 estuvo en Génova, invitado por el 22° Festival de Poesía de dicha ciudad. Aunque no sólo para leer textos de su obra, sino también para asistir a la puesta en escena musical de tres poemas de su autoría según la partitura hecha por el insigne compositor venezolano Luis Ernesto Gómez, quien en su calidad de músico y poeta, asistió al festival de Génova para intervenir en la gesta.

El hecho no deja de tener gran relevancia, independientemente de que halague la vanidad del creador. La poesía no está lejos de la música, pero pocas veces ambas disciplinas se juntan de forma que se complementan, al punto de que al aliarse, pongan en evidencia el origen común que tuvieron en la Edad Media cuando la poesía vagaba por la campiña provenzal en el Centro de los juglares.

La música está adherida al poema como piel al cuerpo. No hay manera de separarlos. Tal fue que el compositor se propuso con la propuesta de Génova:

Hacer del poema un medio transgresor de su propia lógica no deja de tener un viso experimental ante un público habituado a ver la poesía mansamente reducida a meras lecturas orales, por lo general aburridas.

De manera que el espectáculo montado por el músico con los instrumentistas y una cantante de exquisita voz bajo la bóveda del Palacio Ducal de Génova, no dejó de causar asombro y sorpresa del público frente a lo que podrá ser, y fue, una propuesta estimulante y provechosa para quienes se afanan en explorar el poder transmutante del verbo.

Que éste se transforme en sonido, bajo el calor de la oralidad, no quiere decir que renuncie a respetar el sentido del poema sonorizándolo, como aconteció en Génova con la cantata “Asuntos del trópico”, que le habló a la patria de la ópera del talento de la figura del compositor venezolano.

La fusión de música y poesía, tal como se apreció en este experimento, puede ayudar a comprender cómo se relacionan entre sí estas dos disciplinas en apariencia tan distintas una de la otra y cómo se integran en el punto en que la música se convierte en un formato óptimo para divulgar y entender el poema sin disminuir su sentido y lo que gramaticalmente se quiso decir con él, para lo cual el compositor echó mano a un recurso pertinente como fue proyectar el texto traducido al italiano, por la narradora y traductora venezolana Mayela Barragán Zambrano, sobre una pantalla electrónica al tiempo que se oía decirlo en la voz lírica de la cantante.

Resumen

1. La poesía es un medio transmisor de lo que se quiere decir en ella, y por lo tanto, susceptible de alianzas con otras disciplinas para lograr un fin comunicativo.

2. La música en sí no es diferente de la música del poema en cuanto a que música y poesía tienen un origen común en la trova provenzal.

3. La propuesta fue exitosa y bien recibida por el público del Festival Internacional de Génova. Es importante reconocerles que, tras lineamientos de su dirección, por parte del poeta Claudio Pozzani, evaluaron y aceptaron la propuesta musical hecha desde Venezuela, donde la poesía dialoga con la semántica del canto lírico y colocando al servicio de la idea tres de sus mejores músicos.

4. La propuesta de Génova es válida como formato para ser empleado en futuros festivales como medio para impulsar la integración de lenguajes.

5. El recurso de proyectar el texto sobre una pantalla al tiempo que se escucha cantado es importante y cuenta para impulsar el impacto del resultado.

 

 

Asuntos del trópico

 El sol

no hace ruido pero

cómo quema. Esa es su manera

de dorarnos la píldora

para recordarnos con saña

que le debemos la vida.

Esa es su manera

de pasarnos la cuenta

y de decirnos que son

nuestros cuerpos el papel

donde más goza escribiendo su recibo. 

 

 El sol

si no es porque enceguece

cuando lo miramos de frente

de abajo hacia arriba

no sería de verdad.

Esa es su manera

de decirnos que los dioses

no les gusta dejarse ver.

 

Vela de armas / El árbol editores, Táchira, 2007

 

Medios, ideología y educación​​​​​​​​​ / Luis Angulo Ruiz / Foro Permanente Educación Crítica sobre Medios de Comunicación #AnalisisMediosME

Ante la idea de que el término “análisis”, referido al “análisis crítico de los medios”, pudiera ser considerado un concepto ideológico, en el sentido marxista de la palabra, La Librería Mediática convocó a un debate sobre el tema: ¿Análisis crítico de los medios o educación de medios? Sobre este tema, en primer, lugar vamos a asumir una perspectiva más bien lingüística, semántica, pero sin descuidar el punto de vista filosófico por estar implicado en él, el tema de la ideología.  
Ya ubicado en esos puntos de vista, es necesario referirse al carácter polisémico y multívoco de los signos lingüísticos, para concluir que estos signos están cargados de múltiples significados y, por ende, lo que ellos significan se va a precisar a través del contexto discursivo y el contexto situacional. En el caso que nos ocupa, las palabras “análisis” y “educación” están mediadas por el adjetivo “crítico” que precisa el significado de ambas y alertan al lector sobre otros posibles significados, seguramente, muchos de ellos ideológicos. Por lo tanto, en un debate ante el tema de cuál expresión es más adecuada ¿análisis crítico? o ¿educación crítica?, nos encontramos con una discusión estéril, casi bizantina, como aquella de cuántos ángeles cabrían en la cabeza de una aguja.

Más interesante sería desplazar la lupa crítica hacia el tema mismo y describir el carácter ideológico en los llamados medios de “comunicación”, que como hemos dicho en otra ocasión, resultan ser más bien, medios de dominación. En tal sentido, resulta muy justa la metáfora que presenta a los medios como ejecutores de un lavado de cerebro al receptor de esos medios, con efectos ampliamente estudiados. Incluso podría renovarse esa metáfora con otra, más precisa de la función de los medios. Ubicándonos en los estudios de la neurociencia en relación al fenómeno de la plasticidad de las células cerebrales, podría decirse que los medios más que lavar cerebros, lo que ejecutan es una poda de neuronas. Algo similar a lo que hacen jardineros y paisajistas en parques y plazas con los que serían robustos árboles de pino, si no fuera por la intervención de las tijeras que los terminan convirtiendo en enanos vegetales con formas simétricas de esferas, cubos o triángulos, de acuerdo con el gusto, o más bien, mal gusto de moda.  

​ Aunque pueda parecer una visión exagerada, algo semejante hacen los medios con sus receptores, lectores, televidentes, públicos de cine o usuarios de artefactos electrónicos. De alguna manera, a través de sus programas van ejerciendo en los cerebros de los usuarios una fina manipulación de las sinapsis cerebrales que termina privilegiando ciertas conexiones y eliminando progresivamente otras. La severidad de esa “poda neuronal” dependerá de un conjunto de factores individuales, entre los cuales uno muy importante es el tiempo de exposición a los medios y la existencia o no de otros referentes como los libros, el teatro, la música, la danza, en general, el arte. También otros hábitos personales, tal como la práctica del deporte, el contacto con la naturaleza y las relaciones sociales constructivas.

         Pero ¿cómo logran los medios esa terrible eficacia? En primer lugar, cuando su propósito es ideológico, en el sentido marxista de la palabra, ocultan su propósito, su intención ideológica. Sólo dejan ver su apariencia amable, sugestiva, agradable. Construyen productos placenteros a la vista, al oído, a la imaginación, envueltos en un halo afectivo relacionado con las necesidades esenciales y no tan esenciales del ser humano: la alimentación, el vestir, el sexo, la seguridad, el confort, el prestigio… Pero en lo profundo, ocultan la intención ideológica de dirigir nuestras voluntades hacia propósitos y actuaciones que favorezcan sus intereses. Para lograr el engaño nos someten a un efecto encantatorio, en el sentido mágico de esta palabra. Para ello se valen de la función recreativa que la sociedad le da a esos medios. Desde niños estamos sometidos a su influencia con las llamados secciones recreativas de la prensa y con la programación de la radio y la televisión. De esta manera, poco a poco inoculan los valores que refuercen el status quo, que impidan cualquier cambio, que mantengan el egoísmo, la deificación del tener sobre el ser, la exaltación de la apariencia. En síntesis cumplen cabalmente su función en la producción y reproducción de la ideología dominante, entendida esta como no sólo una visión falsa de la realidad, sino más allá, como un recurso para imponer esa visión con el engaño. De esta manera los medios se convierten en el principal instrumento para la imposición de los poderes internos y externos, de la imposición de la ideología. Lo más terrible es que esa imposición se logra ante la total o casi total, según los casos, inconsciencia de la víctima que no se percata de su propia dependencia. Finalmente quedamos sumergidos en la atmósfera ideológica, adormecidos, sin poder ver la realidad. Incluso pueden hacernos perder nuestra identidad humana para convertirnos en robots, especie de zombis cuya primera característica es la ignorancia de nuestra propia situación. Es como que si estuviéramos sumergidos en una sustancia viscosa, un magma que nos impide estar conscientes, que nos hace creer que somos lo que no somos. Esta visión de la realidad pareciera ser una exageración, pero no lo es. Si nos parece hipérbolica, demasiado exagerada, es precisamente porque estamos inconscientes.

          Por fortuna, no todos estamos por igual sumergidos en la misma profundidad ideológica. No todos tenemos el mismo nivel de ceguera, de inconsciencia. Podemos estar tan sumergidos en esa sustancia ideológica hasta el punto de creer sin reparos las mentiras más absurdas sobre nuestra realidad política venezolana, por ejemplo creer sumisamente lo que dicen medios como El Nacional. También puede ocurrir que tengamos suficiente conciencia para rechazar esas mentiras, pero que no nos demos cuenta que con nuestra manera de actuar socialmente estamos reforzando, sin querer, a los productores de esas mentiras. Puede ocurrir que no nos dejamos engañar por burdas mentiras, pero que tengamos una visión del mundo falseada, que vivamos confundidos entre visiones falsas de la realidad. Es lo que algunos filósofos describen con términos como falsa visión del mundo, ilusiones, autoengaño o falso pensamiento. La descripción que acabo de hacer puede parecer apocalíptica, como la llamaría Umberto Eco, podría despertar desesperanza en algunos, no obstante debemos asumir con realismo lo difícil de la tarea.  

​ ¿Cuál debe ser, entonces, el propósito de un análisis crítico de esos medios? En primer lugar debemos estar conscientes de que es un trabajo arduo. Se trata de desmontar y desnudar el artefacto parte por parte. Demostrar más allá de los argumentos, con ejemplos fehacientes cómo funciona. Demostrar con análisis adaptados a cada medio (prensa escrita, radio, televisión, publicidad, redes sociales de internet, etc.) que están interesados en influirnos con su ideología, que se proponen ponernos a actuar de acuerdo con esa ideología, que no son objetivos, que muchos de ellos no dicen la verdad o dicen medias verdades, manipulan, omiten información y emplean códigos impregnados con sus intereses.

​ En este contexto, El Ministerio del Poder popular para la Educación, a través del Cenamec, atendiendo las propuestas de Marialcira Matute desde La librería Mediática, se ha propuesto producir materiales dirigidos a niños (as), adolescentes y jóvenes de 4 años a 18 años, divididos en tres segmentos etarios: 4-8, 8-13 y 13-18, con contenidos orientados a generar una actitud crítica ante los medios de difusión masiva de mensajes informativos y de otra índole, de darle viabilidad al artículo 9 de la Ley orgánica de Educación que establece: “En los subsistemas del Sistema Educativo se incorporan unidades de formación para contribuir con el conocimiento, comprensión, uso y análisis crítico de contenidos de los medios de comunicación social. Asimismo la ley y los reglamentos regularán la propaganda en defensa de la salud mental y física de la población”.    

​ Al respecto la propia Marialcira Matute ha hecho un aporte que nunca será suficientemente resaltado. Me refiero a lo que desde 1996 ella ha construido como el método Medios de Comunicación y Lectura. El método MyL está descrito en su libro “¿Cómo hacernos amigos de los libros mientras vemos televisión?” La idea de Marialcira Matute es altamente inspiradora. Ella ha venido enfrentando la tarea de intentar despertar a los niños y a los adultos de la influencia hipnótica de los medios con el recurso de los propios medios, pero continuamente contrastados y contextualizados con el valor concienciador que pueden aportar los libros y en general, el arte.