Nuestra convocatoria al VIII Concurso Anual de Cuento Breve y Poesía 2011 de la Fundación La Librería Mediática y TVLecturas y la celebración del premio a TVLecturas: así iniciamos el 2011 en VTV

Mira el programa del 1 de enero acá y anímate, incorpórate a nuestro colectivo TVLecturas…

Anuncios

Un pensamiento en “Nuestra convocatoria al VIII Concurso Anual de Cuento Breve y Poesía 2011 de la Fundación La Librería Mediática y TVLecturas y la celebración del premio a TVLecturas: así iniciamos el 2011 en VTV

  1. Requiem para el loro Jacinto.
    ========================

    Jacinto había emplumado en Formosa.

    Por su parte,su primer dueño el curandero Tapia había nacido en Cotelai, a

    68 kilómetros de Resistencia un verano de 1898.

    El viejo era un hombre mas bien bajo,de rostro peludo y además muy alegre .

    Todo hombre en el norte –sin instancias –es hachero,bracero o ferroviario .

    El territorio de las sombras quebracheras era un mundo de fantasmas y

    duendes.

    Uno recuerda. Casi 70 años.

    Uno recuerda.De esto hace tiempo.

    Recordar en el monte es matarse por dentro.

    Sobre todo cuando cuenta por ejemplo una historia de un hombre y su loro.

    Jacinto Y Don Tapia se encontraron por primera vez allá en lo alto de un

    palo de señales a sólo tres kilómetros de Formosa.

    Atrás el cielo renegaba de la tierra.

    De ésta forma se hicieron amigos .

    El loro era muy pequeño todavía.

    Por lo tanto el viejo le juró protección,se lo metió en el bolsillo como un pan

    y partió a la ranchada .

    Fue un día de Noviembre, tal vez con mucho sol

    y esa humiulde esperanza que tiene todo hombre

    cuando encuentra un compradre

    para poder llevárselo a casa.

    Tapia vivía solo y dio un lugar muy hermoso a Jacinto

    bajo el paraíso que caía casi de golpe sobre su techo.

    Además alguién recuerda aún, que con cuatro palos duros de itín

    le hizo una calesita y esperó a que creciera para verlo caminar ,

    dando vueltas .

    Gritando enfurcido : Sinverguenza.

    Mientras emplumó,veinte días a los sumo,comió

    y durmió en un rincón del rancho.

    Sucedió un domingo.Fué de mañana.

    El viejo loco de contento lo sacó al campo,lo instaló en la empalizada

    y le habló casi una hora.

    Yo no sé lo que le dijo.

    Así de ésta forma,Jacinto y Don Tapia convivieron casi dos años .

    El viejo adquirió en poco tiempo fama de excelente curandero.

    Al atardecer,juntos,se instalaban a un costado de los palmares .

    Uno en un palo.

    El otro en un banco de matear

    y realizaban las consultas con los enfermos .

    Cuando el viejo decía :

    —“Mirá chamigo,metele al palo blanco…”,el loro desde atrás repetía :

    ”Palo blanco,Palo blanco,Palo blanco ……”

    Pienso que ésta fue la época mas hermosa de Jacinto .

    Se le notaba en los ojos y en las patas

    esa dulce inquietud de sentirse comprendido.

    Hacía lo que quería y parecía estar siempre sonriendo ,

    afilándose el pico y ensayando=cuando estaba sólo=

    esa palabra:Río Tapenegá que nunca le salía .

    Pero este tiempo duró muy poco.

    Comentaron algunos que Tapia murió de noche.

    Vinieron los compadres y se llevaron el plato,el cuchillo,trozos de trapos,la

    leña casi verde,

    el bracero,la pala de fleje,el vaso de algarrobo.

    Cuando ya nada quedaba,

    vino el bolichero que siempre codició a Jacinto.

    y se lo llevó al centro del poblado .

    Sobre una estantería de madera negra lo instalaron.

    Había mucho ruido y poca luz.

    Una estantería gris oscura .

    De tablones oscuros oscuros.

    Sin el cielo perdurable que dan los sinsabores .

    Desde un primer momento el loro pensó que se asfixiaba…

    Todas las tardes venían los hacheros de los obrajes

    y la peonada del ferrocarril.

    Tomaban vino y se emborrachaban.

    Alguna vez,mientras el loro no miraba sintió que alguién le tiraba con

    porotos,pero ya cansado y triste se hacía el perro rengo y dejaba nomás.

    Nadie es capáz de soportar las injurias del viento .

    Ni de asesinarse a si mismo con el humo de su propia inocencia .

    Todas las mañanas el hombre lo enfrentaba y le decía :

    ”Hablá,hablá,como cuando estabas con Tapia,chamigo …..

    Jacinto se asustaba.

    Se escondía detrás de un paquete de yerba de un kilo

    para que nadie lo viera llorar.

    Un día se sintió muy triste.Era Mayo.La madrugada .

    Hacía frío y se metió en la bolsa de la harina .

    De golpe se le durmieron las patas.

    La historia va terminando .

    Como todas las historias,de los hombres,de los pájaros,de los niños.

    El loro se murió de espanto.

    Recordando las mañanas de pan mojado en agua y la dulce sonrisa de Tapia.

    Hay un solo lugar donde los loros vuelven.

    El hombre se olvidó hace tiempo .

    En los mandamientos de los loros,creo,en fin recordar el déimo que dice :

    =Vivirás en los árboles.

    De la ternura y comprensión entre los hombres .

    En la alcaidía de la nobleza

    Y en los sabores dulces de todas las primaveras .

    Un mundo de pan mojado en leche

    Será tu cuna amanecida

    De no ser así:vendrá otra suerte “.

    Y así fue.

    PÁJARO CARPINTERO Y CAMPANERO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s